27 Νοεμβρίου 2007

QUIS EST QUIS? II

Nuestra Mertxu tiene toda la razón al darnos un toque de atención y recordarnos que a veces debemos descansar y disfrutar de las cosas, sentirnos como nobles ociosos, o como patricios o como aquellas mujeres griegas que se encerraban en sus gineceos, lejos de las miradas ajenas, a tejer , hilar la lana, bordar... y entre borde y borde a reír y contar chistes, y también a leer una novelita de Caritón ( me pido una semanita de mujer griega, no más).


Bien, te haré caso, mi querida amiga, pero la persona también se puede referir a la obra ¿vale?.


Agudizad vuestro ingenio, collegae.




AHÍ VA MI RETO:






El autor es, como estáis pensando, Caritón de Afrodias, el primer novelista de Occidente, escribía novelitas de amor, preludio de aquellas que más de una devoraba los veranos durante la siesta y que posteriormente se modernizaron y se convirtieron en fotonovelas.



Había novelas para chicos, del oeste, claro, Marcial Lafuente Estefanía era uno de los más leídos, con títulos como " La mascota de la pradera".

Para las féminas, el tema de las novelas era el amor, Corín Tellado era la más leída "Lucha oculta" o " Lorena" causaban furor.

Retomando a nuestro escritor, Caritón, escribió una novela titulada

"Quéreas y Calírroe", donde narra la historia de una pareja de enamorados que tras múltiples aventuras logran reencontrarse.

Los fragmentos seleccionados son los siguientes:



Hermócrates, el estratego siracusano que había derrotado a los atenienses, tenía una hija de nombre Calírroe, muchacha admirable y ornato de toda Sicilia, pues era de belleza no humana, sino divina..."

...Había en efecto un muchacho, Quéreas, de hermosa apariencia, que a todos era superior...

Era la fiesta pública de Afrodita y casi todas las mujeres salieron al templo. Aquél día llevó su madre a Calírroe, que hasta entonces no había ido, por haber ordenado su padre que fuesen a prosternarse ante la diosa. Y en ese momento volvía Quéreas del gimnasio a casa, radiante como una estrella, pues resplandecía sobre su rostro brillante el rubor de la palestra como el oro sobre la plata. Por azar se encontraron frente a frente en un estrecho recodo, pues el dios había dispuesto el encuentro para que cada uno pudiese contemplar bien al otro; y al punto se produjeron uno en otro un sentimiento de amor, ya que en ambos iban juntas a nobleza y la belleza de linaje..............................................................................................................

Traducción de Julia Mendoza.



Y así durante VIII capítulos, digo libros.



QUIS EST QUIS?
……………Ya está bien de esperar…… ¡aquí va la respuesta!

Es cierto que nuestra pareja preferida son Mariví y Mario, y en parte este artículo va dirigido a vosotros, pues os deseo que seáis tan felices como Quéreas y Calírroe, pero con menos contratiempos, claro.

Sin embargo, para decidir quién sería mi “quis”, miré a la parte de los sriptores y la verdad es que vi un panorama bastante desolador:

¡Más del 50% de los colaboradores de este blog están solitronquis (o al menos eso creo)! ¿No os parece preocupante?

De manera que al elaborar
Quis est quis ? Pensé ............................................................................…….........................................................................................................

Pues en ti que todavía no has encontrado, no has buscado o no te has topado con tu Calírroe o con tu Quéreas, para que lo encuentres pronto y seas tan feliz como ellos.
Que cada cual decida si es ella o él…….

Un saludito muy cariñoso a todos los amigos y compañeros que compartimos este espacio tan entrañable.

19 σχόλια:

Ana είπε...

Es Mertxu, sin duda.
No conozco a nadie más novelera que ella. Es prolífica y le da a todo: igual escribe de viajes, que de amores, que de autores raros, que de árboles lingüísticos. Siempre ideando nuevas estrategias para tenernos a todos escribiendo, ocupados buscando autores raros, o parecidos razonables.
Sin duda, es ella, nuestra lianta favorita.

Javi είπε...

Yo, con esto de las asociaciones me he quedao muerto!.

Esther, qué complicado nos lo pones. El caso es que yo quiero irme al viaje. Y pienso que en verdad podríamos ser cualquiera, porque enamorados, hemos estado todo, aunque sea platónicamente

Esther είπε...

Una pista: pensad en el final de las novelas de amor.

Isra είπε...

El chico se queda con la chica
¿Quién se ha emparejado últimamente? ¡Dios, qué malo soy para esto!
Más que nada porque son la única pareja que me suena de los blogs voto por Mario y Mariví.
Yo soy más prosaico, más mundano: me pido a Quintiliano y a Cornelia (que ya están adjudicados)Solo espero tener algo de tiempo para buscar los textos.

Isra είπε...

Javi, eso no vale, mójate y di un nombre

mertxu είπε...

Bueno que interesante se ha puesto.
A ver: novela= chico encuentra chica, chico se enamora de chica, chico pierde chica, chico recupera chica y deciden formar una pareja de hecho...o chico pierde chica y la chica se da cuenta que el chico es un capullo, que no vale la pena pensar en él y deja al chico..uy , me estoy mareando.
Mario y Mariví sería la respuesta, pero la fácil, ¿ a qué tiene trampa? ¿ alguien de vosotros conoce una gran historia de amor que acabe en boda. pex , CADILLAC SOLITARIO ?

Σα βγεις στον πηγαιμο για την Ιθακη... είπε...

Vaya, ja, ja, si aparecemos por aquí. No creo que seamos nosotros. La verdad que yo para esto siempre he sido malísimo. ¡Estoy totalmente perdido! Mertxu, estoy contigo, ¿alguien sabe de alguna gran historia de amor?

Esther είπε...

¿Qué os digo? ¿Frío, frío o caliente, caliente?. La verdad es que estáis descubriendo nuevas opciones..., pero de momento es templado, así que seguid elucubrando.

Ana είπε...

¿Hasta cuándo nos vas a tener esperando la solución?

mertxu είπε...

eso eso, venga...
voy a por jose a música y cuando vuelva....
quiero la solución.
¡¡¡¡Qué mervios!!!!

mertxu είπε...

esther, guapa, ¿para cuando la solución? Nos tienes a todos en ascuas...
Venga, no te retrases... tengo pensada la solución, pero no me atrevo a ponerla , AQUÍ,

santi είπε...

Bueno, la pareja de protagonistas de la novela bien podría compararse con los bellos y jóvenes tortolitos Mario y Mariví. Es la única pareja que conozca -soy poco ajeno, más que "distante", a los affairs de compañeros- que se profesan un amor pasional tal cual el de Caritón. Quéreas y Calliroe pertenecían a familias opuestas y antes de su unión final sufrieron no pocas tribulaciones. Así que tal vez el amor haya que interpretarlo en sentido metafófico, amor idealizado, pero ¿por qué cosa?. Vaya, que ni idea.

mertxu είπε...

Si señora, hay much@s Quereas y Calirroes esparcidos por este nuestro pequeño mundo. A ver si se van dando cuenta que agua pasada no mueve molino, que un día perdido es un día menos en tu vida y que... mejor en compañía que solo.
Que lastimica!, como nos estamos desperdiciando, eh... que se pasa l’arròs y no estael mundo como para ir despreciando las compañías.

Ana είπε...

Me doy por aludida, aunque a diferencia de otros scriptores de este espacio, yo ya vuelvo (es decir, ya sé que Quéreas no existe). Suerte para los que siguen buscando su Calírroe o su Quéreas.

mertxu είπε...

Querida Ana: Quereas no existe ni tiene por que existir. No la recuerdo muy bien pero creo que la novela es algo noña.. asi que Quereas debe ser algo noño...Mejor que se quede en su siglo.
Lo que si existen ahora son ¿hombres?, o ¿niños con barba y perilla? Pues no lo se...
( se acentuar pero el teclado... paracalo ¿ alguien compasivo me puede decir como vuelvo a tener un teclado que acentue?)

mertxu είπε...

Por cierto: , NO PARES SIGUE, SIGUE,

mertxu είπε...

EH... puestos a buscar, mejor buscamos a , LEONIDAS, ( estoy con un ppt de la G. Peloponeso y...)

Ana είπε...

Pues si he de decirte la verdad, ni siquiera Leónidas ...
Quizá es el cansancio de final de trimestre, o que una ya está vieja y ya no lo necesito, o de vuelta, como antes decía, pero lo de seguir, casi que no, gracias.

Esther είπε...

¿Pero por qué no tiene que existir Quéreas? Seguro que alguno anda por ahí suelto, a la espera de ser encontrado, no hay que desesperar.