27 Νοεμβρίου 2008

La tapa de la tinaja



μούνη δ᾽ αὐτόθι Ἐλπὶς ἐν ἀρρήκτοισι δόμοισιν
ἔνδον ἔμιμνε πίθου ὑπὸ χείλεσιν, οὐδὲ θύραζε
ἐξέπτη: πρόσθεν γὰρ ἐπέλλαβε πῶμα πίθοιο
[αἰγιόχου βουλῇσι Διὸς νεφεληγερέταο.]


Sólo permaneció allí dentro la Espera,
aprisionada entre infrangibles muros bajo los bordes de la jarra,
y no pudo volar hacia la puerta;
pues antes cayó la tapa de la jarra
[por voluntad de Zeus portador de la égida y amontonador de nubes]


Comprender que la Espera, otras veces esperanza, se encuentra entre los males me ha costado algunas lágrimas. Aceptar que no pudo volar hacia la puerta y por eso este mal se disfraza de regalo, otras pocas más.

Demasiadas veces se han acercado los ecos anunciando la llegada de lo ausente. Saber que algo querido no se tiene es una desgracia. No ser consciente de que algo falta es un regalo. Imaginar que se puede alcanzar cuando no es cierto es la tortura que la divinidad nos reserva. Nos ofrece la ilusión de rozar lo imposible, imaginar que podemos vivirlo, soñar que podemos conseguirlo. Después, con una palabra, una mirada o un gesto, nos despertamos a la realidad más cotidiana, donde sigue la ausencia que una vez soñamos completar.

La Espera es un mal que debió salir por la puerta para que no pudiera engañarnos, para que no nos permitiéramos luchar por lo que es imposible tener, para abandonar los sueños inalcanzables, para no alimentarnos de ilusiones que hacen más daño que las verdades.

¡Cuántas lágrimas me hubiera ahorrado de haberlo comprendido antes! El peor de los males no fue encerrado por azar en el fondo de la tinaja. El peor de los males fue tapar la tinaja y permitir que existieran los sueños imposibles con apariencia de realidad.


La traducción del texto de Hesíodo , Trabajos y Días, 96 y ss, es de A. Pérez Jiménez y A. Martínez Díez.

La imagen pertenece a Pietro Izzo, que la comparte en el grupo de Chiron.

3 σχόλια:

santi είπε...

Como decía la canción, κάνε υπομνή και ο ουρανός θα γινει πιο γαλανός.
Te lo diría con un Ukelele, si te tuviera cerca.

Isabel Romana είπε...

Y si la espera hubiera logrado escapar de la tinaja. ¿Qué nos quedaría? Besos y ánimos.

Marta Alicia Pereyra Buffaz είπε...

Los hombres y mujeres inventaron las leyendas, los mitos y las religiones porque se alimentaron de esperanzas...

¿Ahora de qué nos alimentamos?

Un bello blog.