14 Ιουνίου 2008

Quis est quis III

Por alusiones se supone que debía seguir la cadena. Dije que lo haría y aquí está, mi contribución a este cariñoso juego de asociaciones subjetivas del mundo clásico con la personalidad y el hacer de compañeros subscritores amigos de este blog.

Los pasajes en cuestión que me recuerdan a uno de vosotros es el siguiente:

Y emergió velozmente del canoso mar como niebla y fue a sentarse delante de él desecho en lágrimas, le acarició con su mano, le dijo su palabra y le llamó por sus nombres: "Hijo, ¿por què lloras? ¿qué pena ha alcanzado el corazón? Habla abiertamente y nada ocultes en tu pensamiento para que lo sepamos ambos."
Y varios cantos y alguna que otra desgracia anunciada...

"Ojalá te hubieras quedado sentado junto a la nave sin lágrimas y sin pesares, ya que tu destino es de muy poca duración y en modo alguno para mucho tiempo".
Traduc. C. Rodríguez Alonso

Es bastante fácil. Creo que no será necesario dar demasiadas pistas.
Saludos a todos y ánimos a los que estáis de oposiciones.

2 σχόλια:

Ana είπε...

Parece que no es tan fácil como te parece.

A mí me recuerda a cualquiera de las madrazas que colaboramos en este espacio, pero puesto que tenemos que poner un nombre, me quedo con la mater creadora de este lugar de encuentro: Mertxu.

Mertxu είπε...

Fácil no lo es, no señor. A ver: el ir a consolar rápidamente al desvalido es propio de madres, padres ( bueno, a veces...amigos, el llorar no os amaricona!!!) y sobretodo amigos.
El saber escuchar, el estar ahí cuando uno más lo necesita, , el saber comprender...todas son cualidades propias de las BUENAS personas.
Así que ahí va mi solución: creo que es ANA ( si tú...).