16 Μαρτίου 2010

Ἑρμῆν ἀείδω


Ἑρμῆν ἀείδω Κυλλήνιον, Ἀργειφόντην,
Κυλλήνης μεδέοντα καὶ Ἀρκαδίης πολυμήλου,
ἄγγελον ἀθανάτων ἐριούνιον, ὃν τέκε Μαῖα,
Ατλαντος θυγάτηρ, Διὸς ἐν φιλότητι μιγεῖσα,
αἰδοίη: μακάρων δὲ θεῶν ἀλέεινεν ὅμιλον,
ἄντρῳ ναιετάουσα παλισκίῳ: ἔνθα Κρονίων
νύμφῃ ἐυπλοκάμῳ μισγέσκετο νυκτὸς ἀμολγῷ,
εὖτε κατὰ γλυκὺς ὕπνος ἔχοι λευκώλενον Ἥρην:
λάνθανε δ᾽ ἀθανάτους τε θεοὺς θνητούς τ᾽ ἀνθρώπους.
καὶ σὺ μὲν οὕτω χαῖρε, Διὸς καὶ Μαιάδος υἱέ:
σεῦ δ᾽ ἐγὼ ἀρξάμενος μεταβήσομαι ἄλλον ἐς ὕμνον.
χαῖρ᾽. Ἑρμῆ χαριδῶτα, διάκτορε, δῶτορ ἐάων.


Canto a Hermes, al que parió Maya, fecundada por Zeus. Los años no pasan para el veloz mensajero de los dioses. ¿Qué ardid habrás tejido para que el tiempo se estanque en esa juventud eterna?


¡Salve, Hermes, el que regala alegría, mensajero, dador de bienes! 


Imagen de Olga Díez, compartida bajo una licencia CC

2 σχόλια:

Mertxu είπε...

Sin duda, Hermes ha pactado con el diablo para mantenerse siempre joven y activo, aunque lo disimile bajo un pátina de mortal madurez.
Cuán afortunados somos los humanos que podemos llegar a comprender su verdadera esencia!!!

pompilo είπε...

En la medida en que me toca, si me toca, ευχαριστό παραπολύ. ¿Siempre joven? ¡Ojalá!